REPORTAJE A FERMIN CHAVEZ

"ES UN MITO QUE LA EPIDEMIA DE FIEBRE AMARILLA CAMBIO LA POBLACION DEL SUR"

En San Telmo y sus alrededores Nº 31

Agosto 2000

El reconocido historiador Fermín Chávez es vecino de San Telmo. En este reportaje el escritor cuenta historias sobre lugares y personajes del barrio, sobre las circunstancias en que conoció a Eva Perón y sobre algunos proyectos de su presente.

-¿Desde cuándo vive en San Telmo?

- Estoy en San Telmo desde 1974, antes también vivía en el sur, en Barracas.

Peña (director del museo de la Ciudad), hizo bastante por la preservación, aunque lamentablemente en algunos lugares no pudo hacer nada. Se salvaron algunas casas que son del siglo XVIII y muchas otras del siglo XIX. Más cerca de plaza de Mayo hay casas coloniales.

Con entusiasmo y amabilidad, el historiador relata los distintos personajes que habitaron en San Telmo y da la impresión de estar al tanto, ladrillo por ladrillo, de la historia de cada una de las viviendas de la zona.

Relata: "ahora todo es San Telmo, pero antes estaban los barrios de la Concepción y Catedral al Sur. Esos límites desaparecieron con las circunscripciones electorales. En estos barrios había una alta población negra que quedó registrada en los censos. En Chile, casi llegando a Bolívar, estuvo el candombe de Soria. También en la misma cuadra había un famoso almacén con payadores ya a comienzos de este siglo. En Bolívar 585 estuvo la casa de Mercedes Rosa de Rivera y casa de por medio la legación británica donde se registró Rosas cuando cayó después de la batalla de Caseros. En San Telmo también enseñó Baldomero Fernández Moreno y estuvo el conventillo de las 14 provincias. La casa de Benoit (para Fermín Chávez, el hijo de Luis XVI) estuvo en pie hasta 1976 en Av. Independencia y Bolívar, pero lamentablemente la voltearon con el ensanche de la avenida.

- Lo atrae la historia de la zona.

- Me atraen los personajes que vivieron. En la esquina de Chile y Bolívar, vivió y murió Fray Mocho. La casa de enfrente, la verdulería, fue la vivienda de José Zorrilla de San Martín (autor de Tabaré). En Perú y Chile estuvo la imprenta Coni. Sobre Bolívar vivió la familia Medrano, en Perú entre México y Venezuela estaba la casa de Vicente López y Planes. En San Telmo estuvieron los hermanos Cuenca, French… En Chacabuco y Carlos Calvo estuvo el cuartel de Cuitiño y no como muchos creen en el garage de Chacabuco y Estados Unidos.

En los ’70, cuando trabajaba en cultura para la municipalidad, hicimos un proyecto consistente en pintar en algunas paredes la historia de cada barrio.

- Si tendría que encargar un proyecto de un mural para San Telmo ¿Cómo lo haría?

- (Risas) Gabino Ezeiza, es de San Telmo, Fray Mocho también, hay un montón de personajes, cantores, pintores… ¡El centenario del Mercado de San Telmo (1997) pasó sin pena ni gloria! Hay mucho para investigar. Por ejemplo, a través de los personajes que vivieron.

Dentro de la ciudad de Buenos Aires, este es uno de los lugares que tienen más cosas en pie. Arquitectónicamente conserva construcciones no de la época colonial, pero si por ejemplo, del Art Decó.

- Usted vive en una de las calles más antiguas de la ciudad de Buenos Aires.

- Por acá abajo (sobre la calle Chile) está entubado, porque pasaba el Tercero de Sud, por eso en la esquina de Perú y Chile hay una curva.

La vivienda de Defensa e Independencia también daba al arroyo. Allí hay túneles como en todas las ciudades españolas, porque los hacían como prevención, para poder salir en caso de sitio al río.

La ciudad en el siglo XIX llegaba hasta Balvanera. Que la epidemia de fiebre amarilla cambió la población del sur porque las clases altas se trasladaron al norte, es una leyenda, un mito. Hay que fijarse que todavía hay planos de Buenos Aires, muy posteriores a la fiebre amarilla, donde la ciudad no llega hasta barrio norte. Tengo planos de 1887 en donde la ciudad termina en Callao. El cambio poblacional se da después de 1890, porque hubo mucha población inmigrante que después de 1875 y de 1880 se radicó en el sur. En el Buenos Aires de 1890, de 530 mil habitantes 300 mil son extranjeros.

-¿Cómo es que se acercó a la historia?

- Soy de una familia del campo de Entre Ríos. En la escuela provincial me enseñaban que el héroe era Urquiza y el demonio López Jordán. Sin embargo, en mi familia la versión era la contraria. Mi abuela era de Paysandú y con dos hermanas logró escapar del sitio de 1875. Se fueron a Entre Ríos, como muchas familias de la provincia y contaban una historia distinta. Cuando avanzó el tiempo y me interesé en la historia, en la década del ’50, decidí ir a investigar a los archivos. De allí nació un libro mío muy documentado, que es "Vida y muerte de López Jordán". De esa misma investigación salió más adelante "Vida de Chacho" (Peñaloza). La muerte de Urquiza no fue un asesinato planificado, fue producto de un enfrentamiento que él provocó…

Luego me interesó mucho el estudio de la cultura argentina, aspectos y personajes que han sido escondidos, tirados a la basura, o han sido omitidos, para exaltar a otros que convenía al modelo o al poder.

Luego de casi 50 años de estudios e investigaciones sobre historia argentina, Fermín Chávez continúa activo. Entre sus últimas producciones, se encuentra la parcial traducción del Martín Fierro (del cual ya hay transcripciones hasta en China), al latín. Otro trabajo que el autor está llevando adelante, es una investigación para la provincia de Buenos Aires acerca de los protagonistas de la cultura a través de la historia "Este proyecto lo comencé hace aproximadamente un año. Llevo fichados 942 personajes oriundos. En algún momento los voy a cerrar, después que lo siga otro. Sería el origen de un futuro diccionario de la provincia."

Una iniciativa que propone para San Telmo, es realizar un homenaje y colocar una placa en la esquina de Bolívar y Chile al creador de Caras y Caretas, Fray Mocho. Sus propuestas parten de una idea fija que consiste en rescatar la cultura nacional y popular.


RECUERDOS DE EVITA

¿En qué circunstancias la conoció?

Evita quiso hacer una peña con escritores en el año ‘50. Se llamó la peña de Eva Perón y allí nos juntábamos una vez por semana a comer en avenida de Mayo 869, que era "el hogar de la empleada", un lugar en donde vivían muchachas del interior. Ibamos los viernes a la noche. Ahí la tratábamos mucho. Nos sorprendía la vitalidad que tenía, el carácter y el humor aún a las doce de la noche, porque nunca llegaba más temprano. Ella hizo editar los libros de poemas que escribimos.

Justamente el 26 de julio hubo un acto con su sobrina nieta Cristina Alvarez Rodríguez que preside el Instituto Nacional Eva Perón. Presentamos el libro "Evita hay una sola", a la Dirección Nacional de Bibliotecas.

¿Qué cargo ocupaba en aquel momento?

Ninguno importante. Yo trabajaba en la secretaría de Salud Pública de la Nación y después en la Dirección General de Cultura. El director era Castiñeira de Dios. En el momento que conocí a Evita, era el más joven del grupo, en 1950 tenía 26 años, cinco menos que ella.

Eduardo Scirica

FIEBRE AMARILLA

VER TAMBIEN

No todo tiempo pasado fue mejor

 

Copyright © 2003